El olivo: herencia de la tierra

El olivo, ese árbol milenario, sobrevivirá nuestras pequeñas miserias, nos acompañará en nuestras alegrías y nos dará su sabor para encontrar nuestro lugar en esta tierra.

Luchemos por su supervivencia, porque no somos sus dueños, porque dio de comer a nuestros abuelos, nuestros padres, porque vio crecer, llorar, sufrir y reir a tantos otros antes que nosotros. ¿Vamos a ser sus verdugos?

En Creta podemos ver olivos centenarios, incluso milenarios. En el pueblo de Vouvés, en la región de Chaniá se conserva el olivo considerado más antiguo del mundo, nada más y nada menos que 3.000 años!, todo un símbolo de inmortalidad.

En otros pueblos y zonas de montaña podemos disfrutar esas silenciosas presencias que ven pasar el tiempo y que a veces participan de su historia. Como el olivo de Roúmata, que según cuentan en el pueblo acogió y escondió en su interior a los rebeldes que planeaban sus estrategias en la lucha por la independencia.

Larga vida amigo!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s